El Plan Gastronómico regional busca crear 6.500 empleos en tres años

El Plan de Turismo Gastronómico de la Región de Murcia 2017-2020 contará con una inversión de cuatro millones de euros para desarrollar las 17 acciones de los cuatro ejes de esta iniciativa, y que nace con el objetivo de convertir la gastronomía de la Región en un referente internacional generador de empleo, desarrollo económico y riqueza.

 

El consejero de Turismo, Cultura y Medio Ambiente, Javier Celdrán explicó durante la presentación que servirá para, “posicionar a la Región como destino turístico de calidad con una oferta gastronómica excelente basada en los productos autóctonos, la tradición y su alto nivel de profesionalización”.

 El Plan se marca que en 2020 existan en la Región 9.500 establecimientos de restauración, 1.500 más que en la actualidad, así como generar 6.500 nuevos empleos, para situar en 40.600 el número de afiliados a la Seguridad Social en las actividades de restauración.

 La iniciativa abarca la totalidad de la industria gastronómica, desde el origen del producto hasta la mesa, y trasciende del sector turístico, al contribuir también a potenciar los productos y recursos propios de la Región, dotando de valor añadido a las zonas productoras y generando nuevas oportunidades económicas y de empleo para los sectores primario, secundario y terciario.

 La primera de las acciones que va a poner en marcha el Plan será la campaña ‘La Región de los 1.001 sabores’, que tiene como fin sensibilizar al millón y medio de murcianos para hacerlos sentir orgullosos de su gastronomía, productos y tradiciones; así como la campaña nacional, con una inversión de 100.000 euros, y que se centrará en dar a conocer la riqueza gastronómica regional en el conjunto de España.

Entre las medidas, la promoción específica, que permitirá asistir a más ferias y foros de difusión especializados, el aumento de eventos gastronómicos y el refuerzo de la promoción de los productos de calidad, las razas autóctonas y las denominaciones de origen. También se pondrán en marcha becas para que los jóvenes talentos se puedan formar en establecimiento con Estrella Michelin y se organizarán campamentos gastronómicos para niños, para que conozcan, se familiaricen y valoren los productos del campo, la huerta y el mar de la Región, así como su elaboración.

El Plan incluye la promoción de ‘hoteles gastronómicos’, aliándose alojamientos con bares y restaurantes, así como con otras empresas que ofrecen experiencias turísticas más completas y únicas, que ayudan a fidelizar a sus clientes y atraer a otros nuevos porque ofrecen una experiencia total.

Además, se pondrán en marcha itinerarios formativos específicos tanto para dar una mayor capacitación al propio sector gastronómico, como para familiarizar a otros agentes implicados en el turismo –empresas de servicios o guías turísticos- para conocer y ‘vender’ la gastronomía regional.

Este Plan surge como respuesta a las demandas del sector, que solicitaba el posicionamiento de la Región como destino gastronómico de primer orden. El proyecto se ha gestado en los últimos meses y ha contado con las consultas y estudios de necesidades por segmentos, reuniones sectoriales, jornadas y más de 400 entrevistas personalizadas y ‘online’, fomentando la máxima participación y transparencia. Para su desarrollo, la Consejería ha contado con la participación del sector turístico, hostelero, industrial y agroalimentario, así como de la ciudadanía.

 Según la encuesta Egatur, la Región es, tras Andalucía, Madrid y País Vasco, la comunidad con mayor porcentaje de turistas extranjeros que realizan actividades gastronómicas durante su estancia, y este producto es uno de los mejor valorados. 8 de cada 10 visitantes destacan que la gastronomía es un motivo adicional para elegir la Región como destino.

 Además, ejerce un papel cada vez mayor como generador de empleo, al contabilizarse en los cinco primeros meses de 2017 más de 71.000 contratos en actividades de alojamiento turístico y restauración, que suponen el 15,8 por ciento de los contratos realizados en el conjunto de la economía regional, un nueve por ciento más que la del mismo periodo de 2016.