G-J738NRRK0G

Murcia será sede el próximo mes de mayo del encuentro nacional de Ciudades Alfonsíes, de la que forman parte un total de 40 ayuntamientos, procedentes de 9 comunidades autónomas y que está promovida por la Federación Española de Municipios y Provincias.

De esta forma, el municipio acogerá este foro en el que se plantearán ideas, proyectos, actividades y eventos que giren en torno a la figura de Alfonso X.

El Alcalde José Antonio Serrano ha indicado que «es un privilegio para Murcia acoger este encuentro al que asistirán alcaldes de otros pueblos y ciudades con los que tenemos en común el legado del Rey Sabio y reivindiquemos así su grandeza en diversos campos como la política y el conocimiento».

Serrano ha asistido esta mañana en Toledo a la inauguración de la exposición nacional ‘Alfonso X: el legado de un rey precursor’, organizada con motivo del VIII Centenario del nacimiento del Rey Sabio.

En el acto han estado presentes también el Rey de España, el ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, y alcaldes y alcaldesas de otras ciudades españolas.

Murcia ha tenido un papel destacado en la jornada de hoy ya que es uno de los municipios calificados como ‘gran prestador’ de obras de esta exposición.

Así, la muestra acoge cuatro de los originales del siglo XIII que guarda el Archivo Municipal, dependiente de la Concejalía de Cultura, Turismo y deportes, junto a otras más de 180 piezas que aportarán una visión global del monarca medieval: la Concesión del Fuero de Sevilla a Murcia, el Libro Becerro del Repartimiento de Tierras, el Códice del Fuero Juzgo y la Carta de Hermandad entre los Concejos de Sevilla y Murcia.

La concesión del Fuero de Sevilla a Murcia, mayo de 1266, es un privilegio rodado concedido por Alfonso X a Murcia que sentó las bases del futuro concejo murciano. En él se dispone el nombramiento de los principales oficiales concejiles: jueces, alguaciles y escribanos.

El libro Becerro del Repartimiento de Tierras [ca. 1260] es un códice medieval de enorme importancia para Murcia, ya que en él se recogen los nombres de los primeros pobladores que se asentaron en el reino tras la incorporación del territorio a la Corona de Castilla. En este listado se hacía constar el nombre, procedencia y credo religioso de cada uno de ellos, así como el lote de tierras que recibía del rey; por lo que puede considerarse como el primer padrón de la ciudad.

El Códice del Fuero Juzgo [ca. 1288] es un código de leyes visigóticas mandadas traducir al castellano por Alfonso X y que fue entregado al Reino de Murcia. Fue el primer ordenamiento legal que tuvo la ciudad.

La Carta de Hermandad entre los concejos de Sevilla y Murcia en defensa de los derechos del rey Alfonso X. En ella se relata que tanto la ciudad de Sevilla como la de Murcia defendieron siempre los intereses del rey Alfonso, tras el conflicto surgido con su hijo Sancho por los derechos sucesorios.

en_GB